Oficina de la Mujer (OM)

imagen La Oficina de la Mujer (OM) ha sido creada por la Corte Suprema de Justicia de la Provincia, mediante Acorada Nº 721/12 a los efectos de llevar adelante la planificación y la implementación de estrategias que promuevan la igualdad de género. De este modo comparte los esfuerzos nacionales e internacionales por alcanzar un Estado de Derecho basado en la igualdad real de varones y mujeres, siguiendo la política adoptada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Leer más...

Artículos de interés

Noticias destacadas

Hoy en día la perspectiva de género no es una opción sino una obligación
Dra. María Alejandra Balcázar

La Vocal de la Sala V en lo Penal, María Alejandra Balcázar, se manifestó de esta manera al ser consultada por algunos fallos en los que la misma es preopinante y que reflejan cuestiones sobre derechos humanos de las mujeres.

“El compromiso internacional asumido por nuestro país en materia de género obliga al estado argentino, desde sus tres poderes, a garantizar la vigencia de los pactos internacionales de derechos humanos de mujeres oportunamente ratificados. Desde esa perspectiva tanto CEDAW (Convención sobre la Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer) como Belem do Pará (Convención Interamericana para prevenir Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer), marcan el camino a seguir, cuyo incumplimiento acarrea responsabilidad internacional para el Estado. En este sentido desde el Poder Judicial, el desafío es asumir la posibilidad del cambio cultural dando valor a estas normas desde una conducta trasformadora, realizando de manera permanente un control de convencionalidad”, explicó la Magistrada.

En este sentido, los avances han sido importantes en el ámbito Judicial, tanto a nivel nacional como provincial. “La creación de la Oficina de Violencia Domestica así como la Oficina de la Mujer son muestras de políticas estatales pero entiendo que falta mucho por hacer”.

Balcázar afirmó que en materia de delitos sexuales, por ejemplo, y desde un pequeño relevamiento estadístico del proceso por el que atraviesan las denuncias relacionadas con violencia de género de índole sexual, se pudo determinar que son éstas las que le siguen en proporción a la de los delitos contra la propiedad en el universo de causas que llegan a juicio oral, siendo las víctimas de esas causas casi en su totalidad mujeres.

La variable “tiempo” en estas causas, es en cierta medida, más elevada que en delitos contra la propiedad, repercute desfavorablemente tanto en las esferas personales como en el proceso. Por ello resulta necesario intensificar la capacitación y concientización en los distintos operadores del sistema, otorgándoles con ello la importancia que merecen.

“Remover prejuicios y patrones culturales instalados nos invita a ponernos los anteojos de género en el análisis y abordaje de las causas. A veces el ejercicio de la violencia de género no surge a simple vista. Muchas veces ni siquiera el entorno más íntimo de las víctimas lo percibe como violencia, porque esas prácticas son aceptadas y están naturalizadas. Por ello resulta imperioso que las pruebas sean leídas en este contexto y con las herramientas interdisciplinarias para ello”.

Por último, la Vocal insistió en que la evolución legislativa exige el cambio cultural y el compromiso desde todos los poderes del Estado para remover los estereotipos culturales que nos permitan caminar hacia una sociedad más justa, reafirma la Vocal. “Entiendo así que el paradigma de género constituye un camino difícil pero que ya no es posible desandar”, concluyó.

6 de febrero de 2019

Estimados/as, en esta oportunidad, y frente a los femicidios acaecidos durante el corto período desde inicios de año, queremos compartir dos artículos de grandes pensadoras: Rita Segato y Judith Butler. Sus reflexiones buscan lograr cierta inteligibilidad en relación a los crímenes de género desde una mirada muy amplia y profunda, que hunde sus raíces en la historia, la psicología, la antropología, el psicoanálisis y, por supuesto, hondos análisis en torno a la realidad. La crítica fundamental está asociada al modo como la sociedad y -en particular en el artículo de Segato- los operadores de justicia concebimos a varones y mujeres, en tanto, a los crímenes que tienen que ver con unos y con otras. Los invitamos a su lectura. A continuación algunas frases que destacamos.

Artículo de Judith Butler

https://elpais.com/cultura/2018/11/27/actualidad/1543350943_401404.html

"¿Es posible que algunas vidas sean consideradas merecedoras de luto y otras no?" "Matar es la culminación de la desigualdad social" La no violencia debe ser una posición activa y apasionadamente perseguida" Su análisis parte de la idea de que las sociedades están divididas en dos grupos de personas: aquellos cuyas vidas han de ser salvaguardadas y aquellos que son dispensables y esto depende de su raza, su género y su posición económica "Las mujeres son asesinadas no por lo que hacen, sino por lo que son", pone negro sobre blanco, "[...] por el hecho de ser femeninas y esto incluye a las mujeres trans. Como las mujeres son consideradas pertenecientes al hombre", prosigue Butler, "su vida y su muerte son mantenidas por el hombre".

Artículo de Rita Segato

https://www.pagina12.com.ar/166583-el-de-genero-es-un-crimen-de-exceso-de-poder

“Tratan el sufrimiento de las mujeres como un ‘crimen menor’ y eso es constatable. Necesitamos avisarles, hacerles percibir”, dice en referencia a los operadores judiciales. “La violencia aflora cuando los métodos no violentos ya no existen para el adueñamiento, que es la estructura y el lenguaje en un mundo de dueños, como es el mundo de hoy, cuando no se alcanza el control territorial y de los cuerpos mediante otros tipos de potencia, como la económica, la política, la moral o la intelectual... y según algunos psicoanalistas que he escuchado, inclusive la potencia sexual está severamente comprometida hasta en los más jóvenes”” El director lo llama para servir el café. Cuando salíamos, el director bajó la voz y me dijo: “Es un interno. Pero nos ayuda aquí en la Dirección. Es médico. Lo que le pasó le podría haber pasado a cualquiera. Mató a la mujer”. “Es muy mayor y nos ayuda en la cocina. Es que no es peligroso. Está preso solamente porque invitaba a dos nenas de la calle a ver películas pornográficas con él”. “Porque un agresor de género no colocará en riesgo la propiedad ni la vida de los propietarios. Es decir, no se trata de un delincuente peligroso para los bienes y sus dueños.” “Por un lado, en su fuero íntimo, no acceden a concebirlo como un crimen “contra las personas” y no construyen la imagen de su perpetrador como una figura amenazadora para la sociedad. En otras palabras, no lo perciben como una figura que amenaza bienes jurídicos de valor universal y de interés general.” “Los operadores del Derecho deben entender que las agresiones sexuales no son un tema de la libido, sino un tema del poder, del control, del mandato de masculinidad que domina la sociedad y las instituciones, que es un mandato de potencia y de crueldad, de insensibilidad, de entrenamiento para la falta de empatía. Un entrenamiento cuya escuela es el cuerpo de la mujer.”

Noticias destacadas del 2018